DO NOT PLAY o de cómo sembrar cocodrilos en un cabaret óptico